"Hace varias semanas mi caballo recibió una herida en una pata que aún no ha sanado. Se le ha desarrollado una mas roja sin pelo, que sangra con facilidad y que parece una cabeza de coliflor. ¿Pudiera usted explicarme que pudiera ser esta lesión?"
Esa es una masa de tejido de granulación. Este tejido es común que se desarrolle sobre heridas abiertas en las patas de caballo donde la piel sufre de mucha tensión y movimiento. Sucede con frecuencia en heridas por debajo de la rodilla o el corvejón debido a la ausencia de tejido blando debajo de la piel. La pata en estas áreas sólo cuenta con hueso, tendones y ligamentos lo que contribuye a darle particular tensión a la piel sobre estas áreas. Es debido a esta tensión que le da mucho trabajo a la piel el cubrir las heridas que allí sucedan.
El mejor tratamiento para esta condición es la prevención, y la mejor prevención es la sutura inmediata de laceraciones tan pronto como ocurran. Es común el que por alguna razón u otra se imposibilite el suturar una laceración, y a medida que pasan las horas la piel de los bordes comienza a "encogerse". La herida cicatrizará ahora por lo que llamamos "segunda intención". Este proceso de cicatrización requiere el desarrollo indispensable sobre la herida de una capa de tejido de granulación. Este tejido es normal y se caracteriza por tener una apariencia de gránulos, ser de un rojo intenso ya que cuenta con muchos capilares sanguíneos, y lucir brillante y húmedo. Esta cama o puente de tejido de granulación es indispensable para que entonces la piel pueda cubrir la herida. Es ahora cuando surgen los problemas que provocan el desarrollo de estas masas.


Es muy importante limitar el movimiento de la herida tanto como sea posible. Esto se consigue mediante el uso de vendajes . De esta forma se acelera el crecimiento de piel sobre el tejido de granulación antes que este último se exagere en su desarrollo.
Una vez se ha desarrollado esta masa, el mejor remedio será que el veterinario la extirpe o recorte. El tejido de granulación que ha crecido exageradamente se cortará a nivel con la piel circundante. En la mayoría de los casos la anestesia no es necesaria ya que este tejido carece de terminaciones nerviosas. En cambio posee una gran cantidad de vasos sanguíneos por lo que sangrará profundamente. Una vez que se concluya con la extirpación de todo el tejido excesivo, el veterinario aplicara una venda con presión para controlar la hemorragia. En ocasiones es necesario repetir este procedimiento si la herida es grande o el crecimiento de tejido de granulación excesivo se repite.
El uso de Granulex® y de ungüento con hidrocortisona ayuda a evitar el resurgimiento de este tipo de tejido. La inmovilización del área acelerará la epitelialización de la herida sobre el tejido de granulación. Otros factores que favorecen la cicatrización son el propiciar a la herida, mediante el uso de vendas, un ambiente libre de contaminantes y bacterias y que mantenga los tejidos húmedos . La resequedad causa deshidratación y muerte de las células que pretenden cubrir la herida.