Cuidado Animal

Adopción

El adoptar a una mascota es una decisión muy importante y una gran responsabilidad que debemos cumplir por aproximadamente más de 15 años. La compañía y el amor incondicional de un animal puede ser valioso y reconfortante, pero solo si realmente la decisión de adoptar ha sido tomada con conciencia y seriedad. El hecho de que estés pensando en adoptar un animal de un refugio significa que eres una persona responsable y humanitaria. Pero antes de tomar la decisión de traer un amigo peludo a tu vida, tómate un momento para pensar en estos puntos:

Es increí­ble cuántas personas no se hacen esta pregunta tan simple antes de acoger una mascota. Adoptar un perro o gato simplemente porque es lo que la gente “hace” o porque los niños han estado lloriqueando por un cachorro generalmente termina en un gran error. No te olvides de que algunos de ellos pueden estar contigo 10, 15 o incluso 20 años.

Perros, gatos y otros animales no pueden ser ignorados simplemente porque estés cansado u ocupado. Necesitan comida, agua, ejercicio, cariño y compañí­a cada dí­a de cada año. Muchos animales en los refugios están allí­ porque sus dueños no pensaron realmente cuánto tiempo llevaba cuidar de ellos.

Los costos de mantener un animal pueden ser bastante elevados. Clases de entrenamiento, esterilización y castración, cuidados veterinarios, cepillados, juguetes, comida, arena de gatos y otros gastos son cosas que suman rápidamente.

Infestaciones de pulgas, muebles arañados, accidentes de animales que no están educados para estar en una casa y emergencias médicas inesperadas son lamentables pero son aspectos comunes a la tenencia de un animal.

Muchas comunidades de vecinos no permiten animales, y la mayorí­a de ellos tienen restricciones. Asegúrate de cuáles son antes de traer un compañero peludo a casa. También es posible que en tu casa, no todos estén conformes con la llegada de un animal. Es importante tomar la decisión en familia y evitar que pasado el tiempo te presionen para sacar al animal del hogar.

El tamaño del animal no es la única variable en la que tienes que pensar aquí­. Por ejemplo, algunos perros pequeños como los terriers son muy activos. Necesitan mucho ejercicio para poder calmarse, y generalmente ladran con cualquier ruido. Por otro lado, algunos perros grandes son muy tranquilos y están felices y contentos con sólo dormir en el sofá todo el dí­a. Antes de adoptar haz algo de investigación, de este modo te aseguras de elegir el animal que encajará con tu estilo de vida.

Necesitarás tener amigos o vecinos de confianza o dinero para pagar a un refugio o un hostal.

Tener tu nuevo amigo esterilizado o castrado, obedecer las leyes comunitarias, mantener puestos los chips de identificación en el animal son cosas que forman parte de ser un dueño responsable. Por supuesto, dar al nuevo integrante de tu familia amor, compañerismo, ejercicio, una dieta sana y cuidado veterinario regularmente también son esenciales.

Cuando adoptas estás comprometiéndote a cuidarle por el resto de su vida.

Acoger un animal para toda la vida

Si, es cierto, ésta es una larga lista de preguntas. Pero si echas una vista rápida a un refugio entenderás porqué el contestar estas preguntas antes de adoptar un animal es tan importante.

Muchos de los animales abandonados de los refugios son cachorros de perros y gatos, ví­ctimas de personas que permitieron que sus animales crí­en. Pero hay una cantidad bastante igualada de perros y gatos en los refugios que tienen más de un año que fueron acogidos por personas que no pensaron las responsabilidades que implica ser dueños responsables de un animal antes de llevarlo a casa. Por favor, no cometas el mismo error. Piensa antes de adoptar. Compartir tu vida con un compañero animal puede traer compensaciones increí­bles, pero sólo si estás dispuesto a dedicarle el tiempo necesario, dinero, responsabilidad y amor por el resto de su vida.

Fuente: The Humane Society of the United States Traducido por Victoria Caminos (UVA)

Maltrato

Definición – Se considera maltrato todo acto u omisión en el que incurre una persona, sea guardián o no, que ocasione o ponga a un animal en riesgo de sufrir daño a su salud e integridad física y/o emocional. Es una manera para una persona tener control, disfrute y/o satisfacción al torturar una víctima que sabe no se puede defender.

Los animales son una parte fundamental de nuestras vidas y de la sociedad. Son seres sensitivos y dignos de un trato humanitario, lo cual ha sido acogido por la UNESCO, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas y muchos países. En Puerto Rico dos terceras partes de los hogares poseen al menos una mascota. Hay que crear conciencia para proteger y cuidar de los animales en un ambiente saludable y de manera responsable.

La Ley para el Bienestar y la Protección de los Animales (Ley Núm. 154 del 4 de agosto de 2008) fue creada para despertar conciencia y respeto hacia los animales que cohabitan con nosotros en el planeta y sentar las penalidades aplicables de acuerdo al artículo infringido, la severidad y consecuencia del mismo, que pueden conllevar cárcel desde 6 meses y un día hasta 15 años y/o multas hasta un máximo de $25,000.

El maltrato hacia los animales puede manifestarse de muchas maneras. La ley prohíbe que una persona deje a un animal desamparado en algún lugar de manera intencional, descuidada y negligente. Es tu responsabilidad conocer la ley. No conocerla no te libera del deber de cumplirla.


Conozca los tipos de maltrato:

Se considera un delito grave de cuarto grado que conlleva imposición de cárcel entre 6 meses y un día hasta 1 año, o una multa entre $1,000 a $5,000. Si como consecuencia del abandono el animal sufre una lesión física severa o le causa la muerte, el delito se considera grave de tercer grado y conlleva cárcel entre 3 años y un día hasta 8 años; o una multa entre $3,000 a $8,000.

Una persona se considera negligente si a sabiendas o por descuido falla en proveer cuidado mínimo a un animal en su posesión. Se considera un delito menos grave que conlleva multa de hasta $5,000 dólares y/o hasta 6 meses de cárcel; o una penalidad de multa obligatoria entre $500 a $2,000 sin reclusión.

Se considera un delito grave de 3er grado que conlleva una imposición de cárcel entre 3 años y un día y 8 años. Si cualifica a probatoria aplicaría una multa obligatoria desde $3,000 hasta $10,000.

Una persona que use cualquier tipo de veneno, aún cuando contrate a un tercero (fumigador) para que lo haga, sin tomar las medidas necesarias para evitar una lesión física a un animal que no sea una plaga.

Una persona que transporte a un animal bajo condición, forma o en una posición tal que le cause sufrimiento innecesario, entre estas: ventilación, luz, temperatura o refugio inapropiados, o sin tomar las debidas precauciones para que el animal tenga suficiente comida, agua o descanso.

Una persona que use cualquier tipo de trampa o artefacto para capturar animales, que no sea plaga, sin tomar las medidas necesarias para evitar una lesión o sufrimiento innecesario al animal.

Una persona que atropella a un perro, gato, equino y/o ganado por negligencia está requerido por ley a llamar a un centro de recogido de animales de su municipio o a la policía? No cumplir con esto conlleva la imposición de multa y/o penalidad de servicio comunitario no mayor de 90 días y/o cárcel o restricción domiciliaria de hasta 90 días naturales.

Una persona que realice experimentos con animales vivos a no ser en casos en que sean considerados absolutamente necesarios para propósitos de investigación científica en centros universitarios. Los experimentos con propósitos educativos no son permitidos en escuelas de nivel elemental, intermedio o superior.

Una persona que cause, patrocine, organice, lleve a cabo, entrene, mantenga, aloje, transporte, reproduzca o promueva el que un animal pelee, amenace o lesione a otro animal con propósitos deportivos, de entretenimiento o de ganancia económica.

Una persona que no sea un veterinario o personal adecuadamente adiestrado y bajo la supervisión de un veterinario que lleve a cabo la terminación de la vida de un animal mediante este método.

La práctica de este tipo de cirugía que no sea realizada por un veterinario licenciado y colegiado.

La venta de animales en las calles, carreteras y lugares públicos de la isla realizada por personas que no están licenciados por el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Una persona que no provea a su animal un espacio adecuado para moverse libremente o que lo encierre, amarre o de otra forma limite su libertad de movimiento.

Mascotas en Autos

Nunca dejes a una mascota sola dentro de un auto. ¡Es la ley!

La Ley Núm. 36 de 19 de abril de 2016 conocida como Ley del Buen Samaritano en Protección de la Niñez y los Animales Abandonados en Vehículos de Motor fue creada en Puerto Rico para salvaguardar la vida de menores de edad y animales evitando que sean dejados dentro de un automóvil sin la supervisión de un adulto.

Esta ley permite a cualquier persona entrar por la fuerza dentro de un auto en el que se encuentre un animal o niño sin la supervisión de un adulto y estar libre de cargos penales o civiles por los daños causados.

 ¿Por qué es peligroso dejar a un animal dentro de un carro estacionado?

Los perros y los gatos son mucho más sensibles al calor que los humanos y no pueden regular la temperatura de su cuerpo. Las temperaturas en Puerto Rico fluctúan entre los 75 a 85 grados Fahrenheit y dentro de un carro cerrado o con la ventana semi-abierta, la temperatura puede aumentar peligrosamente de 10 a 15 grados en solo 10 minutos. Un incremento del calor corporal puede tener efectos temporales o irreversibles y hasta provocar la muerte, dependiendo del animal, el tiempo de exposición al calor y la temperatura.  A mayor exposición, mayor serán los daños, y por desgracia en ocasiones, ni un rescate rápido consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral.

Mordidas y Rabia

La rabia es un virus transmisible entre mamíferos (animales que lactan a sus crías) que afecta el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).  La rabia es una condición zoonótica, es decir, que se puede contagiar de animales a humanos y de no ser tratada a tiempo causa la muerte.

La forma más común de transmisión del virus de la rabia es a través de la mordedura de un animal infectado. El virus se encuentra en la saliva y los fluidos del animal infectado y penetra a través de heridas o tejido expuesto. También podría contagiarse por arañazos y lameduras en heridas abiertas.

En el siguiente video conocerás información valiosa sobre la rabia.

Solamente los mamíferos – como los perros, gatos, caballos, ganado, ovejas, cabras y hurones – son afectados por la rabia. Los pájaros, peces, reptiles y anfibios no lo son.

  • Solicita a tu veterinario que vacune a tus gatos, perros, hurones, caballos y ganado de selección, y mantén vigente la vacunación que este te recomiende.
  • Asegúrate de que los gatos y hurones no salgan de su hogar y mantén a tus perros en tu patio o controlados por una correa cuando caminen en el parque.
  • La esterilización o castración de tu mascota puede disminuir su tendencia de pasear libremente y contribuirá a reducir el nacimiento de animales no deseados.

Los animales infectados con rabia pueden mostrar ansiedad, agresión, babeo excesivo, dificultad para tragar, tambaleo, convulsiones, depresión, mutilación a sí mismos y puede aumentar su sensibilidad a la luz.

  1. Comunícate de inmediato con tu veterinario para que verifique que las vacunas de tu mascota están vigentes. El certificado de vacunación debe tener el sello especial del Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico. Lleva a tu mascota a la clínica rápidamente.
  2. Si tu mascota es un perro, gato o un hurón, posiblemente deberá mantenerse en aislamiento y bajo observación. El veterinario tiene que informar al Departamento de Salud y un inspector podrá visitar la instalación veterinaria.
  1. Es urgente que la víctima consulte a un médico de inmediato y siga sus indicaciones al pie de la letra. El médico de la persona debe:
    • Completar el Reporte de Mordedura del Departamento de Salud, que incluirá un relato de lo sucedido y la descripción y ubicación del animal agresor.
    • Informar a la Oficina de Epidemiología local del Departamento de Salud.
  2. Llama inmediatamente a tu veterinario para que confirme que las vacunas de tu mascota están vigentes. El certificado de vacunación debe tener el sello especial del Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico.
  3. Si tu mascota está vacunada:
    • Si tu mascota es un perro, gato o un hurón se debe mantener en aislamiento y bajo observación.
    • Si el animal no exhibe síntomas, debes consultar con tu veterinario cuándo le toca la próxima vacunación contra la rabia.
  4. Si tu mascota NO está vacunada:
    • Si tu mascota es un perro, gato o un hurón, se debe mantener en aislamiento y bajo observación. El veterinario tiene que informar al Departamento de Salud y un inspector podrá visitar la instalación veterinaria.
    • Si el animal exhibiera síntomas de rabia, el veterinario deberá proseguir con lo establecido por el Departamento de Salud en casos positivos a rabia.
  1. Comunícate inmediatamente con tu veterinario para confirmar que las vacunas de tu mascota están vigentes. El certificado de vacunación debe tener el sello especial del Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico.
  2. Si tu mascota está vacunada:.
    1. El animal mordido debe permanecer en aislamiento y bajo observación.
    2. Si el animal no exhibe síntomas, debes consultar con tu veterinario cuándo le toca la próxima vacunación contra la rabia.
  3. Si tu mascota NO está vacunada:
    1. El animal debe permanecer en aislamiento y bajo observación. El veterinario tiene que informar al Departamento de Salud y un inspector podrá visitar la instalación veterinaria.
    2. Si el animal exhibiera síntomas de rabia, el veterinario deberá proseguir con lo establecido por el Departamento de Salud en casos positivos a rabia.
  1. Lava la herida extensa y vigorosamente con agua abundante y jabón.
  2. Si es posible y no representa riesgo alguno, captura al animal con una caja. Una vez capturado, no trates de agarrarlo. Comunícate con las autoridades de Sanidad Animal para que lo recojan. Si el animal no puede ser capturado, intenta memorizar su apariencia (el tamaño, color etc.) y observa hacia dónde se dirige después de que lo mordió.
  3. Comunícate inmediatamente con tu médico. Explícale cómo fuiste mordido y sigue sus indicaciones. Si es necesario, él le brindará el tratamiento adecuado recomendado por el Departamento de Salud y también lo tratará por otras posibles infecciones que podrían presentarse como resultado de la mordedura.
  4. Es extremadamente importante que tu médico complete el Reporte de Mordedura del Departamento de Salud. La urgencia y el tratamiento adecuado después de que ha sido mordido y antes de que se desarrolle la enfermedad, puede detener la infección o prevenirla.

Para obtener más información acerca de la rabia, comunícate con tu médico veterinario o con el Departamento de Salud de tu localidad, o visita los siguientes enlaces:

Asociación Americana de Medicina Veterinaria
Centros de los Estados Unidos para el Control y la Prevención de Enfermedades 
Global Alliance for Rabies Control

Salud Preventiva

Si tienes la intención de adquirir o eres dueño de una mascota es tu deber cumplir rigurosamente con las obligaciones y responsabilidades básicas que se requieren para su bienestar. Esto es de extrema importancia debido a la relación directa que tiene la salud pública con la salud física y emocional de la familia, ya que la mascota es parte integral de la familia.

Un veterinario licenciado y colegiado es el único profesional cualificado para ofrecer cuidado preventivo y tratamiento médico adecuado a su mascota.

Recomendamos e invitamos a todos los dueños de mascotas a visitar al médico veterinario de su área para prevenir problemas de salud en su mascota, proteger la salud pública y mantener una población animal saludable en nuestra isla.

El Colegio de Médicos Veterinarios contribuye en varios programas de orientación pública. Conócelos aquí.

Cuidado Básico

Vacunación

Al igual que nosotros los humanos, las mascotas deben ser vacunadas para protegerlas de enfermedades infecciosas que podrían contraer, independientemente de que vivan dentro o fuera del hogar. Esta sigue siendo la mejor forma de prevención de enfermedades infecciosas y mortales para nuestras mascotas. La mayoría de las vacunas tienen un período de efectividad de 12 meses a partir del momento en que se administran y es importante repetirlas según las guías establecidas a continuación, en conjunto con las recomendaciones de tu médico veterinario para que tu mascota continúe protegida.

Antes de la vacunación, informa a tu veterinario si tu mascota ha sufrido en el pasado alguna reacción a vacunas o medicamentos.

Es importante que previo a los 6 meses de edad, tu mascota comience el tratamiento mensual preventivo de gusanos del corazón. Esta enfermedad se transmite por medio de la picada del mosquito, por lo que todas las mascotas están expuestas durante todo el año.

*Tu veterinario determinará la necesidad de vacunar contra estas enfermedades.

¿Qué esperar después de vacunar a tu mascota?

Durante las horas luego de la vacunación, tu mascota podría experimentar algunos efectos secundarios leves como molestia e hinchazón en el área de la vacuna, fiebre leve, reducción de apetito y actividad física, estornudos, tos leve y gotereo nasal. Normalmente, estos síntomas desaparecen en 1 ó 2 días. En caso de prolongarse, consulta a tu médico veterinario.

Otros efectos secundarios son considerados emergencias médicas que requieren la atención inmediata de un médico veterinario: reacciones alérgicas;
  vómitos o diarrea persistente; 
ronchas o erupciones en la piel acompañadas de picazón;
 hinchazón del hocico y alrededor de la cara, el cuello o los ojos; tos severa o dificultad al respirar y/o desmayo. Consulta con tu veterinario si el área de la vacuna se mantiene dura e hinchada por más de 3 semanas o si aparenta continuar hinchándose aún más.

Empleos

Estudiantes

Solicitar Charla Educativa

Directorio de Clínicas Veterinarias

X